Los Trastornos Psicógenos y la Homeopatía. Casos Clínicos

Hay una serie de trastornos o enfermedades agudas de tipo psíquico, que conviene tratar en su comienzo, para que no se cronifiquen y originen males mayores.
 
Una chica, estudiante de 19 años, tiene una decepción sentimental con su novio, a quien quería, al saber que este rompe su relación con ella, por otra chica que ella considera que es más agraciada y delgada. Se llena de tristeza y va comiendo cada vez menos con incremento del consumo de sal. La vemos al cabo de las 2 primeras semanas de la ruptura, y se le prescribe Natrum Muriaticum 200 CH. Al cabo de otras dos semanas se normaliza, alcanzando ella la comprensión en su justo término.
 
Varón, estudiante de 22 años, pasa un verdadero calvario en la época de exámenes. Reacciona en los exámenes escritos con un verdadero bloqueo, “su mente queda en blanco”, y a los orales, por lo mismo, ni se presenta. Está amargado porque no progresa en sus cursos y no se encuentra capaz de sobreponerse a ese temor paralizante. Administramos Gelsemium Sempervirens 200 CH, dos horas antes de cada examen, hasta que tome confianza en si mismo.
 
Varón de 76 años, empresario, en situación semiactiva. Acude con un deplorable estado general de gran tristeza, pero a la vez, indiferencia y apatía. La vjda ha perdido sentido para él, desde que hace menos de una semana ha muerto en situación desgraciada una hija suya. Es un enfermo con patologías crónicas graves y esta situación aguda, favorece su descompensación. Se le prescribe Phosphoricum acidum 200 CH, una vez al día 2-3  días y antes del tercer día, su aspecto ha cambiado, ha recuperado su interés por las cosas y su vitalidad, (es un vitalista) y desde luego, siente mucho dolor por la muerte de su hija, pero lo puede soportar.