Las enfermedades agudas febriles y la Homeopatía. Casos Clínicos

 
Paciente de 20 años de edad , varón, que estando previamente con buena salud, al salir la noche anterior, toma frío al ir desabrigado. A la mañana siguiente, comienza con mucha fiebre con escalofríos, cefaleas y le duele el pecho en general. Bebe mucha agua, que quiere fresca. Siente mucho miedo y piensa que se va a morir. El médico homeópata indica administrarle cada hora cuatro gránulos de Aconitumnapellus 15 CH, y al poco de la 3ª toma comienza a sudar, retirándose la fiebre, con lo que cesa la acción de Aconitum. Se valorará posteriormente, si va a necesitar otro homeopático
 
Niña de 2 años de edad con buena nutrición, gordita, risueña, que está en guardería por la mañana mientras sus padres trabajan. Un día, al recogerla de la guardería, la notan destemplada e inapetente. En el transcurso de la tarde, va subiendo la fiebre y al anochecer, pasa la temperatura de 39º C, con color de cara muy enrojecido y está muy penosa y con sobresaltos. Se le recogen los datos y al explorarla, junto con el tinte rojizo de la cara, hay hipertrofia amigdalar, con faringe y amígdalas muy enrojecidas. Utilizamos Belladona 9CH, 3 o 4 glóbulos o gránulos disueltos en agua hervida fría o en agua de baja mineralización, para dar una o dos cucharaditas cada media hora hasta que baje la fiebre. Después se espaciarán las tomas según necesidad.
 
Varón de 51 años, campesino, pero con dolores reumáticos de tipo artrósico. Hace un par de días tiene una molestia en la rodilla derecha. Al subir una escalera de tranco alto, comienza al poco con inflamación de esa rodilla con impotencia funcional, con mucho dolor que se despierta al menor movimiento de la pierna, sobre todo con una ligera flexión de la rodilla. Agradece el calor local; pero en el resto del cuerpo quiere fresco (se destapa en la cama). Bebe de una vez 2 o 3 vasos de agua.Prefiere estar solo y da vueltas a la cabeza por las tareas agrícolas que debía estar desempeñando. Administramos Brionia 15 CH cada dos horas las primeras tomas y luego al mejorar el dolor, las espaciamos a 2-3 veces al día hasta remisión de todos los síntomas, levantándose a caminar. A los ocho días  reemprende su trabajo habitual con precaución.
 
Mujer de 42 años, ama de casa. En el mes de diciembre, en un ambiente de vecinos y parientes con cuadros febriles, artromialgias y toses, comienza con fiebre elevada, cefalea global y dolores musculares en todo el cuerpo, que no la dejan descansar. Se mueve continuamente de un lado a otro de la cama sin hallar consuelo. Toma antipirético-analgésicos con los que consigue un alivio efímero. Lleva varios días en esta situación y además se añade una tos molesta, que le agrava losdolores. Se le prescribe, tras ser valorada, Eupatorium perfoliatum 15 CH 4-5 veces al día con tomas de tres gránulos chupados sublinguales por vez. La tos remite en menos de 24 horas y a continuación, en menos de 24 horas, los dolores y la fiebre. La gripe no se complica en este caso