Cómo tomar el medicamento homeopático

Una vez comenzado el tratamiento homeopático de cualquier enfermo concreto, se vigilará la evolución mediante la ley de Hering, y el tiempo que mediará entre las dosis sucesivas, dependerá del criterio del médico homeópata, siempre teniendo en cuenta el avance o estancamiento en la curación, que dará lugar a repetición de dosis, subir a una  potencia más alta o incluso, cambiar de remedio,si el paciente empieza a mostrar nuevas características que requieran un nuevo medicamento homeopático.
 
Nos estamos refiriendo a una de las formas de ejercer la Homeopatía, la más genuina, practicada y recomendada por Hahnemann, la escuela unicista, en la que  se estima  que se precisa un solo remedio, y que solo será sustituido por otro, cuando aparezcan unas características diferentes que así lo indiquen, y así sucesivamente, si fuera  necesario.
 
Otra forma de ejercer la Homeopatía, la defiende la escuela pluralista, en la que prefieren utilizar 2 o 3 remedios desde el inicio, para cubrir todos los síntomas o paliar posibles agravaciones medicamentosas mediante remedios de drenaje. Aunque con esto se corre el peligro de perder el hilo de la curación, se ha demostrado ser buena práctica en algunas ocasiones, como ocurre con los tratamientos oncológicos del Dr Banerji, que utiliza varios homeopáticos diarios en diversos tumores, especialmente los cerebrales, incluidos los malignos, con buenos porcentajes de curación.
 
Una tercera forma de aplicar la Homeopatía, es la complejista, que no debe considerarse escuela. Se trata, a veces, de muchos medicamentos a diluciones homeopáticas bajas, que tratan un determinado síntoma, como tos, cefalea, epigastralgia, diarrea etc. Así, se pretende con muchos medicamentos, acertar con el síntoma que se combate, ejerciéndose una medicina “homeopática” con los presupuestos mentales de la  Medicina Oficial, aunque mucho menos seria. No se considera Medicina Homeopática. 
 
El medicamento homeopático se presenta en el comercio ( farmacias ) en forma  de gránulos y glóbulos con mayor frecuencia; pero también en tabletas y en líquido para gotas, como ocurre en esta última forma medicamentosa  en las tinturas madres, útiles en aplicaciones externras e internamente en algunos casos, en los que se quiere tratar un proceso orgánico, que necesita dosis frecuentes durante unos días. También  son  frecuentes las gotas, en las potencias LM.
 
Los remedios, en los casos más frecuentes de gránulos y glóbulos, suelen ponerse invirtiendo el  tubo y girando el tapón para la extracción de 3-5 gránulos o glóbulos, que se vierten desde el  tapón a la boca, mejor si se dejan disolver bajo la lengua, por la riqueza de plexos venosos que garantizan la absorción del medicamento. No se puede ser muy escrupoloso en este unos c.c. de agua hipomineral o de agua hervida fría.
 
Hay  que observar algunas precaiuciones, en relación con la aplicación del remedio:
 
  • No administrar la medicación en pleno periodo digestivo, a no ser que sea urgente el hacerlo, mejor 15-30 minutos antes de las comidas, o 2-3 horas después de las mismas.
  • Evitar excitantes ( comidas muy especiadas, café, licores o cantidades de bebidas alcohólicas que no sean pequeñas).
  • Evitar perfumes y desodorantes.
  • Suprimir, si es posible, antiinflamatorios y anticonceptivos, por las modificaciones desfavorables  en la inmunidad,que originan en el organismo. También  los psicofármacos afectan la inmunidad, y se irán reduciendo en lo posible, siendo necesaria  la valoración médica en estos casos.
  • Se respetarán en principio, los síntomas de los enfermos, puesto que  son aliados que expresan la lucha del organismo, y nos permiten  encontrar el simillimum adecuado. Por ejemplo, no hay que temer tanto al síntoma fiebre, que  nos conducirá, con las preguntas y exploración adecuadas, a encontrar el remedio que cure  al enfermo en profundidad.