Asma bronquial. Caso clínico

 
Mujer de 37 años, casada, de profesión s.l. consulta por episodios de asma bronquial  de predominio nocturno, con frío, agitación, golpes de tos broncoespástica con ahogo y no tolera el decúbito. Es de carácter puntilloso y exigente, e impone a su marido e hijos, mucho orden en la casa. Tiene que dormir en un sillón en los últimos días y necesita que su marido esté en la habitación. Aunque refiere una buena salud habitualmente, desde muy joven tenía eczemas predominantemente secos en flexuras de codos y corvas, que trataba entonces, con cremas corticoideas. Por aquel entonces, tenía rinitis y crisis de tos, algunos días de la primavera. Recientemente con la sintomatología descrita al principiotó del caso, fue tratada con corticoides orales  e inhaladores broncodilatadores  y corticoideos y mejoró ; pero al retirar los corticoides sistémicos, reaparecieron los eczemas habituales, incluso uno en la cara, en esta ocasión. Al utilizar las cremas corticoideas para tratar los eczemas, reaparece el asma, de similares características a las descritas. Es por fin valorada por el médico homeópata, que le prescribe  ante la sintomatología característica, Arsenicum  Album 30 CH, tres tardes consecutivas, 4 gránulos por vez. Al 2º día ya empieza la mejoría, y a la semana es ya muy notable; empieza a bajar las tomas de los inhaladores  y el aerosol corticoideo lo reduce a una vez al día.Consulta a las dos semanas, y continúa la mejoría respiratoria; pero aparece en las flexuras de los codos y en las corvas, principalmente, un reverdecimiento de su eczema. Se prescribe entonces, Arsenicum Album 200 CH, 4 gránulos una sola vez y un par de aplicaciones tópicas al día en las zonas eczematosas con aceite de oliva virgen extra, si las lesiones de la piel son secas o con pomada de caléndula si son húmedas.A las tres semanas la mejoría es tan notable, que  solo quedan ligeros eczemas que no molestan, y si son algo pruriginosos de noche, remite el picor con calor local. Ha abandonado toda la otra medicación.
 
Hemos podido ver en este caso, la curación cumpliendo la ley de Hering, y la supresión, cuando en un momento de la evolución, al tratar inadecuadamente la piel, se invirtió el orden de curación y retrocedió a la etapa anterior más grave ( el asma bronquial ).